Las Grasas y la Actividad Física.

por en 23 Octubre

Las grasas son un grupo heterogéneo de compuestos orgánicos, formados fundamentalmente por hidrógeno, oxígeno y carbono. Forman parte de las membranas celulares, determinado en buena medida la rigidez y elasticidad de las células musculares y sanguíneas.

Entre las funciones de las grasas, destacan el aporte energético, la función protectora del organismo, la función catalizadora y la función hormonal.

Existen grasas de origen animal y de origen vegetal. Un ejemplo de grasa animal es el tocino, y de grasa vegetal es el aceite de oliva, de girasol, o de soja.

El porcentaje de consumo de grasas en la dieta de un deportista es aproximadamente de un 20-25 %.

Se recomienda el consumo de grasas procedentes del pescado azul (sardinas, caballas...).

En las últimas décadas se ha observado un aumento en la dieta de la presencia de grasas y proteínas de origen animal, teniendo como consecuencia el aumento del sobrepeso y la obesidad de la población española.

En lo que respecta a los ejercicios aeróbicos de larga duración e intensidad baja, los lípidos son la principal fuente energética del organismo, ya que en cada gramo de grasa se almacenan 9 kcal.

Es decir, durante una práctica deportiva de larga duración e intensidad moderada, los lípidos constituirán, mediante el metabolismo aeróbico, una importante fuente energética, permitiendo un ahorro de glucógeno, lo que redundará en un mayor rendimiento deportivo.

Inicia sesión para enviar comentarios